Preview
La joven británica fue subastada por 300.000 dólares como esclava sexual, pero los delincuentes la liberaron el 17 de julio al saber que tenía un hijo de dos años. Sus normas les prohibían secuestrar a madres.

RT en Español