Su parecido físico es innegable, pero no es el único. «De mi madre tengo las expresiones, y la gente dice que hacemos los mismos gestos», cuenta Claudia Jiménez. «Ha heredado también mi grado de autoexigencia -añade su madre, Raquel Revuelta-, aunque el de mi hija no tiene límites, yo no tengo puesto el listón tan alto». Ambas se definen como despistadas, vitales, trabajadoras, inquietas, viajeras, deportistas y positivas. La ex miss España añade que su hija es más completa que ella. «Tiene un fondo buenísimo, es inteligente, responsable, voluntariosa, muy disfrutona…». La niña dice de su madre que es su ejemplo a seguir. «Quiero ser como ella. Sabe llevar todo adelante, los problemas los deja en el umbral de casa, y en cuanto entra por la puerta, es alegre y positiva». Habrá algo que no os guste a la una de la otra, pregunto. Raquel se queja de que su hija es desordenada, y Claudia de que tiene que llamar por tel éfono a su madre 30 veces al día, «porque es muy angustias».

Armario compartido
Es divertido ver la complicidad que hay entre ellas. Parecen dos amigas que se reencuentran (Claudia llegaba a la sesión de fotos, directa desde Cracovia donde está estudiando Derecho y ADE biligüe de Erasmus). «Llevas mi top lencero nuevo», le dice la hija a la madre cuando se ven. «Y tú mi cinturón», le contesta la madre a la hija, entre risas. ¿Quién le quita más ropa a la otra? «Tenemos un armario casi compartido -contesta Claudia- aunque mi madre me sisa más cosas que yo a ella».

Raquel reconoce que se complica poco a la hora de vestir. Le gustan las prendas fáciles que enseñan piel. «Soy de tirantes y escotes, porque con mucha tela se me ve muy grande», explica nuestra colaboradora de ABC Sevilla, donde muestra muchos de esos looks en sus paginas semanales y en su blog «Surrealista». Claudia, sin embargo, sueña con convertirse en cantante y va camino de lograrlo gracias a su paso por «La Voz 4», donde enamoró a Manuel Carrasco y Melendi.

Consejos y manías

Cuenta Claudia que de su madre también ha adquirido los buenos hábitos en el cuidado de su imagen. Ninguna de las dos se va a la cama sin limpiarse la piel con una pan dermatológico de avena; por la mañana, agua fría y una buena hidratante. Raquel añade a esta rutina proteoglicanos mañana y noche y Claudia contorno de ojos («entre los estudios y la música empiezan a asomar mis primeras ojeras»). Las dos son aficionadas a los masajes y baños termales del Spa Aire de Sevilla y coinciden también en su gusto por el maquillaje. «Nos ayuda a ganar seguridad en nuestras profesiones y sacar la estrella que llevamos dentro», declaran.

Raquel utiliza la base Face Infinity de Max Factor, rubor, máscara Velvet Volume y un trazo de lápiz de la mitad del ojo hasta afuera. A Claudia le gusta exagerar sus pestañas con la máscara False Lash Epic Máscara de Max Factor y el labial Lip Finity Color 24 horas («lo usan todas mis amigas») ¿Alguna manía confesable? «Me aplico cacao en los labios compulsivamente», admite la hija. «La cocina saludable -reconoce la madre- porque comer mal me quita la energía y me pone de mal humor».
Belleza

Leave a Reply

Your email address will not be published.