Escribe Jaime Antezana Rivera.- A pocas horas de realizarse la marcha nacional convocada por el Comité Nacional de Lucha de los Sute regionales en huelga nacional indefinida, en un mensaje a la nación, el presidente PPK señalo, entre otras cosas, lo siguiente: “maestros sus aulas los esperan…” (http://elcomercio.pe/…/ppk-maestros-huelga-aulas-esperan-es…).

Esa frase, con un tono de orden, la conecto con otra: “..escuchen a los padres de familia…” (Ibíd), con el afán de captar la preocupación de los padres de familia cuyos hijos están perdiendo clases. ¿Que significa esta parte del mensaje de PPK? La cancelación definitiva de dialogo con los dirigentes regionales que dirigen la actual huelga nacional indefinida.

La frase que viene explica, parcialmente, porque no va a dialogar con los dirigentes. “Yo los he escuchado y los escucharé siempre, pero nunca, nunca aceptaré la violencia y la intimidación” (Ibíd). Pese a que no los escucho, hasta aquí parece referirse a la violencia de los profesores en las protestas regionales y en Lima o la convocatoria a la marcha nacional para lograr el diálogo.

Pero no se refería a esas razones. La razón por la que no recibió ni recibirá a los dirigentes regionales lo encontramos en esta parte de su mensaje: “No podemos aceptar que ideologías violentistas como las que apoya un movimiento de origen terrorista tengan un papel en estas huelgas” (Ibíd). La razón es, aunque no lo especifico, por la presencia de miembros del Movadef en la huelga.

Esa razón queda más clara en la siguiente frase: “Algunos integrantes están vinculados a estos movimientos violentistas: no vamos a retroceder hacia ese pasado funesto nunca”. De lo dicho, se infiere las tres razones de PPK: no haya que aceptar “ideologías violentistas”, “algunos integrantes” forman parte de “movimientos violentistas” y no vamos a “retroceder” al “pasado funesto” (el terrorismo).

En suma, la razón fundamental por la que no dialogó, ni dialogara con los dirigentes del Comité Nacional de Lucha de los Sute regionales en huelga es porque es inaceptable las “ideologías violentistas” y, grábense esto, porque “algunos” dirigentes son parte de “movimientos violentistas”. Y por dialogar con “algunos” de ellos podemos “retroceder hacia ese “pasado funesto” (el terrorismo).

Al descomponer los argumentos mencionados por PPK, encontramos que insiste en vincular a los miles de profesores que se movilizan masivamente en casi todo el país con el “terrorismo” por “algunos integrantes” vinculados a “movimientos violentistas”. O, lo que es lo mismo, por “algunos integrantes” con “ideologías violentistas” no se puede dialogar con el Comité Nacional de Lucha.

De esa manera, con una clamorosa inconsistencia e incoherencia, el presidente PPK termina estigmatizando a los miles de profesores en protesta nacional. Y lo que es peor, sin entender un ápice lo que hoy busca el sendero político o Movadef, llega a insinuar que recibir a “algunos” de ellos nos puede hacer retroceder al “pasado funesto”. O sea, al “terrorismo”.

Pero PPK no solo estigmatiza a los miles de profesores que acatan la huelga nacional indefinida, sino que, por un lado, sobredimensiona la presencia de “algunos integrantes” que simpatizan con el Movadef dentro de la huelga y, por otro, insinúa que por conversar con “algunos integrantes” que “simpatizan” con el Movadef o Conare podemos volver al “terrorismo”.

¿Está en sus cabales el presidente PPK? Acaso no está informado que el Movadef ha intentado dos veces infructuosamente en inscribirse en el JNE para participar en los procesos electorales. O está manipulando el “cuco” del terrorismo para no dialogar con los dirigentes regionales. Ello, sin duda alguna, exacerbara los ánimos de los profesores que hoy realizan una marcha nacional. Así como a los sectores sociales y miles de personas que los apoyan.

Si PPK cree que los profesores obedecerán la orden de regresar a las aulas, se equivoca. Por otra razón a saber. La contundencia de la huelga magisterial indefinida, sin el Cusco, provoco un cambio de actitud en los partidos políticos en el Congreso: todas las fuerzas políticas de oposición (desde el fujimorismo hasta la Nuevo Perú) piden que el gobierno dialogue con los dirigentes de las bases regionales.

PPK no leyó lo estaba ocurriendo horas antes. El gobierno tiene ahora la presión social y política. A estas alturas, es un gobierno no solo débil sino acorralado social y políticamente. Es un gobierno que ha hecho de la anti política un principio rector de sus decisiones. Por eso, no ha medido las consecuencias políticas de su mensaje.

Colofón: el mensaje a la nación de PPK exacerbara la huelga nacional indefinida de los profesores y la marcha nacional convocada puede desembocar en paros regionales y en el primer paro nacional contra el gobierno de PPK. Salir de esa situación, antes que se complique más, es fácil: dialogue con los dirigentes de los Sutes regionales articulados en el Comité Nacional de Lucha.

Fuente: Jaime Antezana Rivera

Politica – GacetaUcayalina