Joven de 26 años ingresó al Hospital Regional del Cusco por emergencia

Cusco.- Uno de cada 100 mil varones sufre este tipo de traumatismo, que de no ser atendido inmediatamente conlleva secuelas físicas y sicológicas

El hecho ocurrió todavía el pasado tres de enero, sin embargo, este último fin de semana fue expuesto en los “Sábados Académicos”, actividad científica que organiza el Cuerpo Médico del Hospital Regional del Cusco, como un caso clínico poco frecuente pero importante por su implicancia en la salud física, psicología, sexual y reproductiva.

Los médicos del Hospital Regional del Cusco atendieron de emergencia al joven de 26 años, quien fue evacuado al nosocomio con una fractura de pene, los cirujanos generales actuaron de inmediato y realizaron los preparativos para una intervención quirúrgica exitosa.

El paciente en ese entonces acudió con el miembro viril muy amoratado, presentaba una gran hinchazón y dificultad y dolor al orinar, por lo que los cirujanos generales, de inmediato dispusieron que el joven se sometiera a una intervención quirúrgica, donde los médicos especialistas procedieron a la cirugía para restablecer la integridad del aparato reproductor.

“Sin la oportuna cirugía, el paciente hubiera terminado con el miembro deformado, lo que a su vez provocaría disfunción eréctil, dolor, depresión y otras secuelas que afectarían no sólo su salud física sino también emocional y psicológica”, explicó el médico especialista en urología, Raúl Condori, quien dirigió la intervención quirúrgica que duró cerca de hora y media.

Estos casos no se conoce con frecuencia, lo cierto es que la literatura médica muestra referencias de que uno de cada 100 mil varones sufre este tipo de traumatismo, agregó el especialista, al tiempo de indicar que no deben pasar más de 3 o 4 horas antes de la intervención, o el paciente corre el riesgo de quedar con secuelas.

El hospital por razones obvias y porque una historia clínica es reservada, no dio a conocer la identidad del paciente, ni ningún detalle sobre los hechos que llevaron a este joven al quirófano. El testimonio de paciente señala que en el momento de sufrir el infortunio, escucho una especie de chasquido, luego empezó un dolor muy intenso e hinchazón. En la actualidad acude a sus controles médicos y su evolución es favorable, en dos meses estará completamente reestablecido.

Las fracturas de este tipo ocurre en muchos casos, durante el coito, cuando ella está arriba de él; pero hay casos de “fracturas” en varones que intentan introducir rápidamente el pene al pantalón mientras se están masturbando, o cuando caen de la cama con una erección; y aunque se llame así en realidad no es una fractura ya que este órgano masculino no tiene hueso.

Lo cierto es que nunca nos ponemos a pensar en los riesgos físicos que una actividad placentera como una relación sexual puede traer. Sin embargo, este caso demuestra que puede ocurrir y pueden ser situaciones realmente dolorosas. Para evitar ello, algunas posturas, por más excitantes que parezcan, deben practicarse con mesura y controlar el descontrol.

Lo peor es que por desconocimiento o por vergüenza, muchos tardan en ir al hospital, o simplemente no van, lo que complica más la situación. Por ello, en una relación sexual, no solamente es importante protegerse de enfermedades de transmisión sexual, sino de una fractura de cuerpo cavernoso, que podría dejarlo “fuera de las camas” por un buen rato, citó el especialista.

Cusco – GacetaUcayalina

Leave a Reply

Your email address will not be published.