Los “Óscar de la ciencia” premian con $  25 millones a una decena de científicos

Los Breakthrough Prizes son a la ciencia lo que los Óscar al Cine. Por quinto año consecutivo, estos galardones iluminan la vida de auténticos héroes procedentes del mundo científico.

Pocas veces un científico puede dejar atrás su bata de laboratorio y caminar sobre una alfombra roja hacia una sala donde actores y músicos famosos esperan para ver quién será el próximo gran premiado. Sobre todo cuando ese premiado podría ser él. Anoche, sin embargo, se otorgaron a esas investigaciones en las ciencias de la vida, física o matemáticas, que tratan de mejorar el mundo durante la gala de los Breakthrought Prizes. Unos veinticinco millones de dólares fueron repartidos entre los científicos que trabajan en hacer un mundo mejor.

25 millones por mejorar el mundo

En el Centro de Investigación Ames de la Nasa, en California, se colocó anoche la larga alfombra roja. Morgan Freeman, nada menos, fue el anfitrión de una de las ceremonias más excepcionales en el mundo mediático relacionado con la ciencia. Los Breakthrough Prizes han reunido este año veinticinco millones de dólares otorgados a todo tipo de investigaciones enmarcadas en lo que conocemos como “ciencias básicas” e ingeniería. Una importante suma de dinero con la que se quiere premiar un trabajo ejemplar y cuyo objetivo es mejorar el mundo. Pero ¿cuáles son estas investigaciones? ¿Y a quién se premió? Varios de los premiados se conocen desde hace ya unos meses. Anoche, las “ciencias de la vida” fueron protagonistas especiales durante la ceremonia.

Stephen Elledge

elledge

Este investigador de la Escuela de Medicina de Harvard lleva trabajando décadas en un proyecto singular para entender cómo reaccionan las células al daño y las modificaciones del ADN. Esto está directamente relacionado con la aparición y evolución del cáncer. Entender este punto nos ayudará a combatir esta complicada patología, que afecta a millones de personas en todo el mundo. Además, Elledge también trabajó, junto a sus colegas, en el desarrollo de un test barato sencillo de emplear para detectar a qué tipos de virus hemos estado expuestos. Su trabajo se ha ganado, con creces, los tres millones de dólares y el reconocimiento de toda la comunidad.

Harry Noller

noller

Noller describió muy acertadamente por qué el ARN es una pieza fundamental y única en la maquinaria celular para formar proteínas, en nuestro cuerpo. Esto permite conectar los específicos conceptos de la biología moderna con el origen de la vida. Además, también es fundamental para conocer como funcionan las sustancias antibióticas naturales. Y también los sintéticos, una batalla que en estos momentos está recrudeciéndose debido a la aparición de numerosas bacterias multi-resistentes. Noller también ha recibido tres millones de dólares por su espectacular carrera.

Roeland Nusse

nusse

El científico de la Universidad de Stanford ha sido reconocido por describir la importante vía de señalización Wnt. Esta vía (o más bien vías) consiste en una cascada de transducción de señales formadas por proteínas que transmiten dichas señales desde el exterior de una célula a través de la superficie receptora hasta su interior. Este mecanismo es fundamental para poder entender cómo funcionamos a nivel celular. También es básico para poder comprender muchas de las formas de proceder del cáncer y otras enfermedades de origen celular. Además del reconocimiento, Nusse también ha recibido tres millones de dólares como recompensa.

Yoshinori Ohsumi

ohsumi

Ohsumi está más acostumbrado a recibir premios. De hecho, este mismo año fue galardonado con el premio Nobel “en medicina” por su impresionante trabajo en autofagia celular. La autofagia celular es el mecanismo indispensable con el que las células se degradan, reciclan parte de su material y ayudan a arreglar otras células, reparando los tejidos. Dicho mecanismo está detrás de muchas enfermedades y tiene una gran relación con el cáncer. A Ohsumi también se le ha otorgado un premio de tres millones de dólares.

Huda Yahya Zoghbi

Breakthrough Prize

Una de las galardonadas más interesantes este año ha sido Zoghbi, investigadora en el Colegio Baylor de Medicina, en Houston. Esta científica ha conseguido descifrar las causas y biomecanismos existentes en numerosas enfermedades neurodegenerativas (como la ataxia espino-cerebral o el síndrome de Rett). Su investigación, de hecho, le ha llevado a desentrañar diversas vías por las que las neuronas no funcionan correctamente y terminan muriendo, lo que podría ayudar a combatir infinidad de enfermedades en un futuro próximo. Esta ha sido otra de las galardonadas con tres millones de dólares.

Premiados en matemáticas y física

Además de las ciencias de la vida, durante la ceremonia se formalizó el galardón de otros importante premiados en los campos de la física y las matemáticas, entre otros. Por ejemplo, ya en febrero se conocían los premios otorgados a investigadores como Ronald Drever, Kip Thorne y Rainer Weiss, entre otros colaboradores, por ser autores de LIGO, el experimento que detectó las ondas gravitacionales. También se les dio tres millones de dólares a Joseph Polchinski, Andrew Strominger y Cumrun Vafa por su contribución a asentar la teoría de cuerdas y el corpus sobre la “gravedad cuántica”. En matemáticas, Jean Bourgain recibió tres millones de dólares por su impresionante trabajo en combinatrónica, ecuaciones diferenciales parciales, alta geometría dimensional y teoría numérica. Aparte de estos cinco galardonados, durante la ceremonia se otorgaron otros premios denominados “Nuevos Horizontes” por las investigaciones novedosas que llevan a cabo, así como un premio “Breakthrough Prizes Junior” para adolescentes con gran talento.

Breakthrought Prizes, los “Óscar de la Ciencia”

Steve Jennings

Steve Jennings

Es el quinto año ya desde el comienzo de los Breakthrough Prizes, unos premios orquestados en su inicio nada menos que por la “aristocracia de Silicon Valley” formada por Mark Zuckerberg, Sergey Brin y Yuri Milner. Actualmente la plantilla organizadora está constituida por Cornelia I. Bargmann, Anne Wojcicki, el propio Zuckerberg y también Milner. Una plantilla que ha trabajado siguiendo el espíritu de estos premios: convertir a los científicos en “superestrellas”. Un paralelismo con los Óscar del cine. En palabras de los promotores, hace falta resaltar estas iniciativas, que el público conozca a los verdaderos héroes que trabajan por crear un mundo mejor. Y qué mejor manera que invitar a Morgan Freeman, pedirle a Christina Aguilera que cante y poner una alfombra carmesí al interior de una gala espectacular. Algo que puede parecer, en cierto sentido, frívolo. Pero que ayuda, sin duda, a que el mundo científico y sus investigadores, personas extraordinarias al fin y al cabo, acaparen las pantallas durante sus propios quince minutos de gloria.

Hipertextual

Leave a Reply

Your email address will not be published.