Antes del accidente, el joven patrón francés Thomas Ruyant (1982) ha estado lidiando con vientos de 50 nudos de intensidad, haciendo trasluchadas en medio de una mar infernal. Hasta que a las 16:45 de hoy domingo, 18 de diciembre de 2016, informó que había sufrido un fuerte impacto en el barco que le afectado mucho a su OPEN 60 “Le Souffle du Nord pour Le Projet Imagine”.

Lo que se conoce como OFNI (Objeto Flotante No Identificado) en la competición oceánica, ha producido números daños en su OPEN 60: vía de agua en el compartimento de proa, daños en el timón de estribor, algunas cuadernas dañadas problemas estructurales varios, en particular en cubierta. Ruynt también ha informado que se encuentra bien, y según palabras de Laurent Bourgués, director técnico de “Le Souffle du Nord pour Le Projet Imagine”: “Thomas está haciendo una valoración del daño y así asegurarse de que su barco puede seguir navegando con garantías. Ya ha preparado su equipo de emergencia en caso de que la situación empeore. En el momento del incidente, estaba navegando con vientos superiores a 40 nudos y mar muy montañosa. Thomas está intentado encontrar una solución para ir a Nueva Zelanda”.

En las imágenes de vídeo que envió previamente Thomas Ruyant, el dominio del joven patrón francés sobre su OPEN 60 es absoluto. Con vientos de 50 nudos, para trasluchar redujo el plano velico de su IMOCA 60, decelerándolo hasta los 15 nudos de velocidad. Ciertamente, a pesar de sus 34 años, su pericia oceánica está asegurada tras ganar numerosas regatas en la Clase Mini 650, participar en tres ediciones en Le Figaro, y ser un referente en la flota Class 40.

En el parte de posiciones de las 05:00 UTC de hoy, 18 de diciembre de 2016, se encontraba a doscientas millas de las costas occidentales de la isla Sur de Nueva Zelanda (la primera de las más grande, donde está la capital del país: Wellington). La dirección de regata de la Vendée Globe ya se ha puesto en contacto con el servicio de salvamento neozelandés por lo que pueda pasar.

Otro OPEN 60 que va de arribada es el “Compagnie du Lit / Ville de Boulogne-Billancourt” tras romper el mástil. Su patrón Stéphane Le Diraison ha informado que al final se dirige hacia el puerto de Melbourne: “Cuando yo rompo algo o echo algo a perder, acepto la responsabilidad, pero esto es demasiado. Había 25-26 nudos de viento y estaba navegando sin forzar con dos rizos en la mayor. El barco surfeaba una ola cuando oí un ‘¡bang!’. Pensé que era el outrigger. Salí corriendo a cubierta para coger el timón y vi que el palo se había roto en dos. Durante la noche di muchos pantocazos y el mástil estaba colgando con las velas en el agua. Hice lo que pude para asegurarme que no se hacía ningún agujero en cubierta. Fue un infierno. Al final tiré todo al agua, la mayor y el palo. Encendí el motor y descansé un par de horas. Comí y luego chequeé la botavara antes de izar el tormentín en los siete metros de mástil que me quedan. Ahora estoy yendo a Melbourne”.

El balance de daños en a flota OPEN 60 de la Vendée arroja el siguiente saldo: del total de 29 IMOCA 60 que han tomado la salida en Le Sables d´Olonne (6 de noviembre de 2016), tras 40 días de regata siguen en competición 20 embarcaciones OPEN 60.
Deportes

Leave a Reply

Your email address will not be published.