La tecnología tras los primeros pasos de los más pequeños

La tecnología está cada vez en un mayor número de elementos a nuestro alrededor, muchos más de los que nos podemos llegar a imaginar, y lo mejor de todo es que lo hacen de forma invisible. ¿Sabías que ya hay marcas de zapatos que utilizan la tecnología para nuestro beneficio?.

Biomecanics, por ejemplo, tiene el compromiso de innovar en el campo del calzado infantil, empleando la última tecnología para respetar al máximo la evolución del pie del niño, proporcionándole libertad, seguridad y estabilidad a lo largo de las diferentes etapas de su desarrollo. Una cosa que es vital aclarar, y que puede sembrar dudas en muchos padres, es la importancia que tiene cada etapa en el movimiento de los niños. De hecho, según multitud de estudios una larga etapa del gateo les proporcionará mejores habilidades para andar posteriormente.

Según Biomecanics, un niño empieza a andar a unas edades que oscilan entre los 12 y 15 meses de vida. Menos del 60% lo hacen con un año, y solo un 3% de los niños andan solos con 9 meses. Con los zapatos especiales de Biomecanics se favorece el correcto desarrollo psicomotriz, acostumbrando al niño a gestionar los estímulos, mejorar su equilibrio y estabilidad, aumentar la capacidad respiratoria o desarrollar la visión cercana.

Toda esta tecnología, avalada por el Instituto de Biomecánica de Valencia, no tiene sentido si no tenemos también en cuenta el rápido crecimiento de los pies de los más pequeños, que aumentan una talla cada 4 meses después del primer año de vida, al igual que de forma. A pesar de que muchos padres anhelan este desarrollo temprano ya que abre posibilidades muy emocionantes, es importante recordar que cada etapa tiene su tiempo, y que no tiene ninguna desventaja que un niño comience a andar después que otro, siempre que sea un tiempo prudencial de unos meses.

El mundo de la tecnología integrada en la ropa está en pleno crecimiento a través de diversas vertientes, y será una de las que más apreciaremos en nuestro día a día durante los próximos años. Actualmente hay soluciones inteligente de ropa que, por ejemplo, son autolimpiables gracias a las nanoestructuras, se adaptan de forma automática y ergonómica al cuerpo, cambian de temperatura dependiendo de la temperatura corporal o de color si se tiene fiebre, e incorporan sensores biométricos y electrocardiogramas para controlar el estado en tiempo real de los deportistas.

Hipertextual

Leave a Reply

Your email address will not be published.