La primera jornada de La Liga arrancó hoy con un sentido minuto de silencio en el Leganés-Alavés, el partido que abrió la temporada 2017-2018, en recuerdo por las víctimas de los atentados registrados este jueves en Cataluña.

En los prolegómenos del encuentro que levantó el telón liguero en el estadio de Butarque, los jugadores de ambos equipos y el trío arbitral se situaron en el círculo central mientras sonaba la música de Pau Casals que fue seguida por un atronador aplauso de los aficionados.

Además, la plantilla del equipo madrileño posó para los fotógrafos con una pancarta en la que aparecían sendos lazos negros y las etiquetas de Twitter #ContigoBarcelona y #StopTerrorismo.

En el otro partido de la jornada previsto para hoy, el Valencia-Las Palmas, también se homenajeará a las catorce víctimas y más de un centenar de heridos de los atentados, al igual que ocurrirá en los otros enfrentamientos del fin de semana.
Deportes