A las 10:30 horas de hoy lunes, 5 de diciembre de 2016, Sébastien Josse se puso en contacto con su equipo de tierra del Edmond De Rothschild, para información de una grave avería en su IMOCA 60. Y dadas las duras condiciones meteorológicas, han decidido poner la regata en paréntesis, o lo que los mismo: correr el temporal para ver de resolver la avería, e intentar seguir en regata.

Desde ayer, Sébastien Josse se enfrenta a condiciones muy difíciles por delante de una depresión tropical procedente de Madagascar, isla situada en el oeste del océano Índico. Esta mañana, mientras navegaba amurado a estribor con vientos favorables del oeste, de entre 30 y 35 nudos de intensidad, y mar gruesa, con olas de 4 metros de altura, el barco impacto en el fondo de una ola, provocando la rotura de parte del foil de babor y daños en el mecanismo interior. En ese momento Sébastien Josse estaba en el interior del velero, y no resulto herido.

La parte más difícil para Josse es intentar mantener el barco alejado del “limite de hielos”, la famosa raya roja, que tiene a 50 millas al sur de su posición; y manejarse con el azote del temporal.

Pendientes de más información de lo que acontezca a Sébastien Josse y su “Edmond De Rothschild”.

Romain Attanasio, otro que se ha quedado fuera de juego al perder los dos timones de su OPEN 60 “Famille Mary – Étamine du Lys” por el impacto de un objeto flotante no identificado. Se encuentra a 400 millas al sur de Ciudad del Cabo, se dirige hacia las costas sudafricanas con la idea de encontrar una bahía donde pueda cambiar uno de los timones (a bordo lleva uno de respecto), e intentar reparar el otro.
Deportes

Leave a Reply

Your email address will not be published.