Familiares de las víctimas de Orlando demandan a Facebook, Google y Twitter

¿Deben las compañías responsabilizarse de los contenidos que permiten subir a sus usuarios?

La madrugada del domingo 13 de junio la discoteca gay Pulse se convirtió en un infierno. Omar Siddeque Marteen, de 29 años, abrió fuego contra las personas ahí presentes, dejando un saldo de 50 muertos y una herida en el corazón de Florida.

El agresor murió en el ataque, sin embargo, medios estadounidenses informaron que minutos antes del ataque Marteen llamó al 911 para informar que haría un ataque en nombre del Estado Islámico. Horas después, DAESH se atribuyó el ataque por medio de su agencia informativa Al Amaq.

Ahora, tres familias de las víctimas han demandado a Facebook, Google y Twitter bajo el argumento de que las plataformas proporcionaron “apoyo material” a Omar Marteen, al transmitir propaganda de DAESH que, de acuerdo a los demandantes, radicalizó al atacante. El argumento fue explicado por el abogado acusador para Fox News:

Porque la actividad sospechosa de ISIS y otros grupos relacionado a actividades ilegales es fácilmente detectable y previsible. Los acusados están conscientes que estas organizaciones están usando sus redes para facilitar actividades ilegales, lo que demuestra que se hace con conocimiento y que permiten estas actividades ilegales.”

En agosto, Twitter enfrentó un caso similar en el que la familia de un hombre fallecido en un ataque de DAESH en Jordania acusó a la plataforma de permitir los contenidos radicales. La corte determinó que Twitter no era responsable de lo que subían los usuarios.

Hipertextual

Leave a Reply

Your email address will not be published.