errazuri

Chile.- El empresario chileno Juan Eduardo Errázuriz es presidente del grupo Sigdo Koppers (SK) pero también preside el Capítulo Chileno del Consejo Empresarial Chileno-Peruano (CEChP) y junto a su par peruano, Juan Francisco Raffo, buscan profundizar la integración entre ambas naciones.

A partir de mañana, el empresario sureño también tendrá un rol en el marco de la visita oficial a Chile que realizará el presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski (PPK), quien además participará en el Encuentro Nacional de la Empresa (Enade).

Errázuriz es presidente del CEChP desde 2010 y conoce a Kuczynski desde mediados de los 80, cuando PPK tenía una oficina en Miami. Eran años en que Chile comenzaba su apertura económica y SK quería tener una visión, una asesoría de tipo financiera, para ver qué podía proyectar para una posible expansión e internacionalización.

Ahora desde la vereda del CEChP, Errázuriz adelanta la agenda de corto plazo que espera concreten ambos países. La interconexión eléctrica y un nuevo proyecto de tren que una Arica y Tacna son prioridad.

La semana pasada, Errázuriz y Raffo enviaron una carta dirigida a PPK y a la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, detallando su interés en la nueva vía férrea y piden que cada uno de los gobiernos designe a un interlocutor responsable de agilizar “el anteproyecto que presentaremos dentro de 120 días”.

“Nuestro Consejo Empresarial, respetuosamente, solicita a nuestros presidentes y a sus gobiernos que nos acompañen en este sueño, uniendo ambas ciudades con un tren moderno y con las frecuencias requeridas (…) Creemos que un moderno tren de pasajeros entre Tacna y Arica sería la primera etapa de una eventual futura extensión que podría llegar hasta Arequipa por el norte e Iquique por el sur”, agrega el documento.

En diálogo con El Mercurio, Errázuriz explicó que hay una demanda de unos seis millones de personas que al año cruzan la frontera por razones familiares y domésticas, por lo que el tren existente actualmente -que corresponde a una concesión que viene del Tratado de Ancón- no da abasto con su capacidad y frecuencia.

“Estamos trabajando para empujar a los gobiernos para la integración de las Aduanas, de las oficina de migración. Lo que quisiésemos es que el gobierno cree una comisión, se hagan los estudios y se llame a una propuesta internacional por concesión”, dijo.

Entre los privados de ambos países de la industria turística hay trabajo avanzado para generar proyectos conjuntos de rutas turísticas, un “turismo compartido”, que entre sus objetivos tiene la creciente demanda de China. El año pasado, 120 millones de chinos viajaron, y a Perú y Chile vinieron 25 mil.

“Estamos elaborando una integración turística, de modo de captar ese turismo y hacer programas compartidos Chile-Perú, de 30 días, en Machu Picchu, Isla de Pascua, el sur de Chile, entre otros”, mencionó Errázuriz.

Esta iniciativa ya tiene pasos concretos, pues a instancias del Consejo Empresarial (CE), el presidente de Achet, Guillermo Correa, fue a exponer a Lima y ya hay agencias de viaje en Chile y Perú que están coordinadas y se han reunido con sus pares chinos.

“Creo que el próximo año ya vamos a tener los primeros chárteres de chinos”, estima Errázuriz. Esto permitiría rentabilizar un negocio, que hoy tiene estacionalidad, y generar empleo.

Interconexión
Otro de los temas prioritarios, cuenta Errázuriz, es que pueda ver la luz la interconexión eléctrica entre ambos países. Si bien ya hay un proyecto, que es una línea de unos 70 kilómetros entre Tacna y Arica, el objetivo de los empresarios de ambos países es más ambicioso.

Otra línea que una la subestación Crucero (cerca de Mejillones, en Chile), con Ilo, en Perú. Se trata de un proyecto por unos US$ 1,200 millones de inversión para una línea de 500 kilovoltios que, a ojos de Errázuriz, debería llevarse a cabo bajo la modalidad de concesión.

“Nosotros tenemos una amplia generación de energía solar y ellos tienen excedentes de energía en base a gas, que tienen que rentabilizarlo. Ellos necesitan financiar su gasoducto al sur, para darles gas a plantas que tienen cerca de Ilo, y además suministrarles gas a todos los poblados del sur (de Perú). Entonces, la ambición nuestra es unir eso con una línea de 500 kilovolt a subestación Crucero, de modo que durante el día se pueda transmitir energía solar hacia el norte y en la noche, energía en base a gas al sur. Estamos empujándolo fuertemente”, aseveró.

Errázuriz explica que la línea Arica-Tacna es una línea más chiquitita, de unos US$ 60 millones de inversión y es más bien para la distribución de consumo humano. Pero esta otra propuesta sería para uso industrial -“que les permitiría a las mineras tener energía más barata”, estima-, lo que no quita que ambas iniciativas puedan ser complementarias y coexistir.

Para que se pudiera concretar esta iniciativa, en el caso peruano sería necesario un proyecto de ley.

“Ellos están ya exportando energía a Ecuador. Pero esto es una cosa mayor y las autoridades, el ministro Máximo Pacheco en su época y tengo entendido que el ministro Andrés Rebolledo ahora, están coordinándose con los ministros de allá para que estas regulaciones que se están presentando sean compatibles y que el proyecto sea exitoso”, agrega.

Según Errázuriz, un plazo estimado puede ser de aquí a marzo, “para tener listas las presentaciones. “Ellos tienen que someter al Congreso, en la próxima legislatura del Perú, este proyecto. En el caso chileno, no lo he conversado en detalle, pero creo que aquí estamos prácticamente listos”.

Internacional – GacetaUcayalina

Leave a Reply

Your email address will not be published.