Mientras en la zona noble de Mestalla se afanan por dar con la tecla que permita encontrar al entrenador que devuelva la calma y ayude a enderezar el rumbo de una nave a la deriva institucional y deportivamente desde el inicio de 2017, el Valencia afrontó un partido de urgencias, un duelo de dramas paralelos. Visita a El Sadar ante un Osasuna que, ya sin Joaquín Caparrós en el banquillo, llegó con la soga al cuello porque se presentó como colista en el debut de Vasiljevic. Se estrenó con un punto insuficiente para dejar el farolillo rojo y que ahondó la depresión visitante, al que se le escapó en el minuto 93 un triunfo balsámico después de adelantarse en tres ocasiones.

Con el director de la cantera, José Ramón Alexanko, como improvisado director deportivo tras la espantada de Suso García Pitarch, en la agenda del Valencia se manejan los nombres de antiguos futbolistas de la casa para ocupar el banquillo (suenan Juan Sánchez, David Albelda o Javier Subirats). El objetivo es intentar reconducir desde el sentimiento, pero también desde el conocimiento de una casa muy peculiar, la caótica situación que atraviesa la entidad desde el cambio de año.

Dimitió Prandelli dos días antes de acabar 2016, el pasado sábado continuó su camino García Pitarch y ayer, después de haber dirigido al equipo en la ida de los octavos de final de la Copa, «Voro», delegado y eterno «apagafuegos» del conjunto de Mestalla, fue el encargado de transmitir instrucciones desde la banda de El Sadar. Un estadio muy encendido que se giró hacia el palco en varias fases para protestar por los sucesivos cambios de entrenador. Vasiljevic, hasta hace unos días director deportivo, se estrenó en el banco y se convirtió en el tercer técnico de la temporada tras Enrique Martín y Caparrós.

Los gritos de la afición rojilla contra la directiva calentaron aún más un encuentro tenso por los puntos en disputa. Un grave error de Mario Suárez, central improvisado, propició a los siete minutos el gol de Oriol Riera y el empate de Osasuna después de que Munir hubiera adelantado al Valencia prácticamente en la primera jugada del partido. Un fallo grosero que puso de manifiesto que ese nerviosismo institucional tiene proyección sobre el césped.

El conjunto valencianista tomó ventaja en tres ocasiones, pero se le escapó el triunfo en el tiempo de prolongación después de que Parejo fallara un penalti con 2-3. En el caos que vive el Valencia, resulta difícil adivinar qué es lo próximo que puede ocurrir en el cuarto club más importante de España si nos ceñimos a la clasificación histórica de la Liga. Lo que está claro es que García Pitarch explicará en la tarde del martes en rueda de prensa las causas de la dimisión irrevocable que presentó el pasado sábado, una semana después de la marcha de Prandelli del banquillo.
Deportes

About The Author

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.