El Copenhague se despidió este miércoles de la Liga de Campeones pese a vencer con facilidad y a domicilio a un impotente Brujas (0-2), después de que el Oporto derrotara en casa al Leicester (5-0), ambos clasificados.

Así, el Leicester terminó como líder del grupo G, con 13 puntos, seguido del Oporto (11), Copenhague (9) y Brujas (0).

Los belgas, que solo se jugaban la honra tras cinco derrotas en cinco partidos (12 goles en contra y 2 a favor) firmaron un triste encuentro en un duelo en el Jan Breydel que empezaron dominando, con ocasiones claras para Ricardo van Rhijn y Yannis Mbombo.

Ficha del partido
Brujas
Butelle, Van Rhijn (Vormer, m.76), Denswil, Cools, Pina, Claudemir, Mbombo, Wesley, Gedoz, Refaelov (Vanaken, m.66) y Mechele.
Copenhague
Augustinsson, Zanka, Toutouh, Pavlovic (Keita, m.88), Olsen, Delaney, Ankersen (Høgli, m.89), Kvist, Cornelius, Johansson y Jensen (Gregus, m.49)
Goles
0-1: Mechele (p.p.) (m.8); 0-2: Zanka (m.14).
Árbitro
Michael Oliver (ING). Amonestó a los visitantes Paviolic (m.9) y Kvist (m.44) y al local Denswil (m.83)
Pero los de Michel Preud’homme solo tardaron 8 minutos en ver cómo se desvanecía esa posibilidad, cuando los daneses se adelantaron por un gol en propia meta de Brandon Mechele al intentar desviar el rechace en una ocasión iniciada por un centro de Ludwig Augustinsson a balón parado.

No había transcurrido un cuarto de hora de partido cuando llegó el segundo del Copenhague, que convirtió Mathias “Zanka” Jørgensen de cabeza, de nuevo a pase de Augustinsson y gracias a un claro error de marcaje del central Mechelem, defensa de 23 años que firmó un partido para olvidar.

Con el segundo gol, el conjunto belga bajó los brazos y cedieron la iniciativa a los de Ståle Solbakken, que disfrutaron de oportunidades para acrecentar la ventaja, aún en la primera mitad, en las botas de Andrija Pavlovic y Thomas Delaney.

De poco les servía repetir una goleada como el 4-0 del partido de ida en Dinamarca, en cualquier caso, pues los daneses necesitaban que el Oporto perdiera o empatara contra el Leicester, y los portugueses ya aventajaban por 3-0 a los ingleses al término de la primera parte.

Sin cambios tras el descanso en ninguno de los dos equipos, pronto volvió la inseguridad al conjunto belga, que perdía la pelota con facilidad en su campo mientras que los daneses seguían haciendo sus deberes y confiando en una épica remontada del Leicester en Oporto.

A medida que transcurrían los minutos, todos parecían asumir su destino: Liga Europa para los daneses y un pleno de derrotas para los belgas, pitados incluso por sus propios aficionados. El resultado en el otro campo, con victoria por 5-0 del Oporto sobre el Leicester, confirmó los augurios.
Deportes

Leave a Reply

Your email address will not be published.