Caio Júnior vivía el mejor momento de su carrera como entrenador. Había clasificado al Chapecoense a la final de la Copa Sudamericana y enfrentaría al Atlético Nacional, el vigente campeón de la Copa Libertadores. Tras el partido, el entrenador señaló que “si muriese, sería feliz”.

[Chapecoense: así se informó al mundo la tragedia aérea del club de fútbol]

La frase, dicha tras eliminar a San Lorenzo de Almagro el miércoles 23 de noviembre, estremece a los fanáticos del fútbol tras el accidente en el que Caio Júnior y gran parte de su plantel fallecieron mientras viajaban a Medellín para la final del torneo.

Caio Júnior murió a los 51 años de edad. Anteriormente había entrenado a varios equipos brasileños como Palmeiras, Flamengo, Botafogo y Grêmio.

TE PUEDE INTERESAR:

Deportes

Leave a Reply

Your email address will not be published.